Pulsa ENTER para buscar o ESC para salir
Compartir

Atención a PYMES y Empresas Familiares

Protocolo de familia

El Protocolo Familiar es un instrumento que regula la relación entre la empresa y familia. Desde el punto de vista de la empresa, un protocolo familiar debe ayudar a profesionalizar los procesos de dirección estratégica y a institucionalizar en la empresa los valores básicos de la familia. Desde el punto de vista de la familia, un protocolo familiar debe ayudar a promover la unidad y armonía de sus miembros, a profesionalizarles como propietarios de empresas y a conservar en la familia los valores que hacen fuerte a las empresas.

En este sentido, debe entenderse que el Protocolo Familiar es un acuerdo libre y voluntario, cuya ratificación sucesiva en el tiempo, obliga a las partes involucradas. Sin embargo, un Protocolo Familiar no pretende ser un pacto de accionistas, ni una escritura pública que obligue civilmente a los firmantes, sino básicamente un acuerdo familiar con fuerza moral.

El Protocolo de Familia es una importante herramienta para que las PYMES Familiares se consoliden y permanezcan en el mercado. Sin pretender ser la solución a toda su problemática, sí brinda elementos sustantivos que propician la consolidación con un plan de desarrollo, crecimiento y permanencia con reglas explícitas de la relación familia-empresa y con la integración de fortalezas de los miembros de la familia encaminadas hacia una meta común.

Para apoyar a las PYMES Familiares en la elaboración de su Protocolo de Familia, la Universidad La Salle capacita a Consultores que se especializan en ello, ayudando a la familia empresaria a definir reglas que garanticen la permanencia y desarrollo de la empresa a través de un claro plan de sucesión y las bases de un gobierno corporativo.